jueves, 11 de octubre de 2012

Entrevista a Adrián, de Burdeos (Francia)



P: ¿Qué hacías antes del 15M?

A: Yo trabajaba podando árboles en Francia, y cuando empieza el movimiento en España, yo intento hacer un movimiento en Burdeos, porque este movimiento me parece muy bueno, hace falta un cambio radical, todo el mundo lo sabe, pero hace falta trabajar para ver las cosas que queremos, tomar la calle y practicar la democracia ahí.

P: ¿Cómo empezaste con el 15M?

A: En Burdeos, el movimiento empezó una semana después de Madrid. Estudiantes españoles que estudian en Burdeos, empiezan a hacer una manifestación en solidaridad con la gente de España. Pero poco días después, la gente de Burdeos dicen que quieren también una revolución en Francia, y en toda Europa. Entonces hacemos una acampada en la Plaza Saint Michelle, una plaza muy popular, hay cientos de personas en las asambleas, pero poco a poco hay menos gente, porque dicen que hablan mucho, pero que no hacen nada, que no saben claro lo que quieren, porque practicar la democracia es muy difícil, y la asamblea en Burdeos es un poco aburrida, se ha perdido mucho tiempo en la organización, no hablan de política, y por eso, la gente en Burdeos no nos apoyó mucho, por el momento. Ojalá que con la marcha popular la gente se levante un poco más.

P: ¿Cómo has llegado a la marcha?

A: Yo empecé en Aranda de Duero, una semana después de empezar la marcha. Yo quiero hacer esta marcha porque estoy un poco cansado del movimiento en Burdeos. Quiero ver otra cosa, y además quiero saber como pasan las cosas en España para aprender y hacerlo mejor en Francia. Además, me gusta andar, y quiero intentar ayudar como pueda: hacer traducción, preparar la bienvenida en Francia, hacer un poco de coordinación, porque es muy díficil la coordinación.

P: ¿Qué significa para ti la marcha?

A: Para mí, la marcha es un símbolo: el pueblo español ha cruzado Francia, ha cruzado Europa, no sólo para ir a Bruselas, sino para ir encontrándose gente y para que esta revolución no sea sólo de España, sino de toda Europa. Y el símbolo de camino es muy muy importante, porque lo que importan son los pasos, el caminar hacia un mundo mejor.

P: ¿Qué estás aprendiendo en la marcha?

A: Hablar español un poco más, seguro. En las asambleas aprendo mucho porque no es perfecto, hay problemas, pero hay mucho más respeto entre la gente que lo que he visto en Francia, en Burdeos. Y la organización de las asambleas es también mejor, más eficaz. Y la gente que hace de moderador, no sé, tienen más carisma, y por eso se pasa mejor. Y pienso que con eso puedo ayudar un poco en Francia a hacer mejor la asamblea, y aprender también un poco más la vida de grupo. Es difícil un grupo junto, en la marcha también hay problemas de solidaridad, hay problemas que la gente piensa para ellas, no para todos, hay los mismos problemas que en la sociedad. Queremos cambiar el mundo pero la primera cosa que hace falta cambiar es a nosotros. Y con esta marcha creo que aprendemos todos, poco a poco, a cambiar nosotros, a estar mejor.

P: ¿Piensas que estás aprendiendo cosas en la marcha que luego puedes aplicar en tu vida personal?

A: Sí, claro, la manera de vivir juntos, la manera de trabajar en grupo, y también la esperanza de que se puede luchar por una cosa que se puede ganar. Porque en Francia, cuando estoy en el movimiento, luchan, pero pienso que no se tiene mucha esperanza que realmente haya una revolución que avance. Y en la marcha he encontrado mucha gente de que tiene ganas, que tiene una esperanza fuerte y me dan un poco de esta esperanza, y ojalá que pueda dar esta esperanza a mis amigos en Francia.

P: ¿Qué problemas y qué aciertos ves en la marcha?

A: Una cosa mala es que hay muchos problemas de comunicación. Comunicación entre la gente de la marcha, porque es difícil hablar todos juntos para hacer cosas. Además, no hay comunicación con la población de Francia. No hay banderas en las marcha, no hay flyers. Hay mucho gente de Francia, de coches que nos miran y no entienden lo que pasa. Y eso para mí es un problema muy grande. No sé cómo se puede hacer mejor, eso es difícil. Y vale, hay cosas buenas. Hay gente de Francia que viene a hablar conmigo y me dice que está muy bien, que esperan mucho de nosotros, que dan comida, que dan dinero, que dan tiempo para la asamblea, y eso está bien. Creo que esta marcha da esperanza a algunas personas de Francia, poco por el momento, pero… poco a poco.

P: ¿Piensas que pueden haber, a lo mejor, problemas de comunicación entre españoles y franceses por temas culturales?

A: Claro que hay problemas culturales. Aquí, la gente que quiere hablar en las asambleas son de asociaciones o del mundo político, y no del pueblo. Porque en Francia estamos acostumbrados a trabajar en asociaciones o en partido políticos, no se habla directamente al pueblo. Y por eso, creo que a veces no entienden lo que queremos hacer. Pero también está el problema del idioma, es difícil hacer traducción. Y además, está el problema que no es cultural, es sólo comunicación entre seres humanos, es muy difícil, y en este movimiento no hay jerarquía, no hay jefes, no hay alguien que decide para todos, todo se decide juntos y está muy bien porque eso es democracia, pero… también es un poco malo, porque hay muchas cosas que no se hacen, yo he intentado hacer algunas cosas y pude. Por el momento…

P: ¿Qué piensas que podemos aprender la gente de la marcha de… los franceses que están en el movimiento y qué pueden aprender ellos de nosotros?

A: Pienso que la gente de Francia puede aprender cosas de las asambleas, y además, una cosa muy importante, por lo que he visto en España, cuando hacen una asamblea en un pueblo, no es una asamblea de Indignés o del 15M, es una asamblea para el pueblo, y para que el pueblo pueda hacer su propia asamblea cuando la marcha se vaya, ¿sabes? Y en Francia, las asambleas sólo son asambleas del movimiento, no del pueblo, es difícil. Y lo que vosotros podéis aprender de los franceses, mmm… no sé, nuchas cosas probablemente, pero ahora no sé.

P: ¿Qué tipo de sociedad te gustaría que surgiera de aquí?
A: Para mí, lo más importante es que sea una sociedad sostenible. Hay muchos problemas ecológicos graves, y si no hacemos nada, si no hay un cambio radical, creo que en 100 años no se puede vivir en la Tierra, porque se matan las tierras buenas para hacer agricultura... y cuando no hay tierra, no se puede comer, y no se puede vivir. Y muchos otros problemas con el agua, con el aire, con todo. Por eso, hace falta una sociedad que respete la naturaleza. Y por eso, hace falta cambiar de ideología. Pero por el momento la sociedad piensa que lo que es importante es hacer más dinero... ¿sabes? Todos los años hace falta un PIB más importante que el año anterior, ¿se dice PIB?

P: Sí.

A: Pues eso, y creo que no es verdad, lo que hace falta es simplemente trabajar para las cosas que nos hacen falta. A mí me falta ropa, me falta la comida, me falta la casa, pero cuando esas cosas se obtienen, no me falta más. Y la sociedad, actualmente, hacen una casa, un coche, no porque la gente los necesite, las hacen porque necesitan vender un coche o una casa, y por eso, las casa que hacen en un momento, en veinte años está muerta, y hace falta hacer una nueva porque no es tan buena casa como la que los romanos hacían muchos siglos antes, y que se pueda vivir dentro todavía. Si se deciden hacer cosas nuevas, sostenibles, por ejemplo, coche que puede funcionar cien años, todo el mundo puede trabajar mucho menos, y tenemos tiempo para hacer otras cosas, para la política, para las asambleas, para hacer arte, para preocuparse de sus niños, de sus mayores… porque el problema de los mayores, no sé en España pero en Francia, hay muchas personas mayores muy solas, con una vida muy difícil. Hace falta ganar tiempo para otras cosas que el trabajo, porque cuando ofrece libertad es bueno, pero el trabajo que existe en el capitalismo es una alienación, y no se puede hacer otra cosa que trabajo, y eso para mi vida no lo quiero. Y tampoco para la vida de los otros.

P: ¿Y qué vas a hacer después de esta marcha?

No estoy seguro, pero probablemente regresar a trabajar en Burdeos. Porque quiero empezar a aprender un trabajo que es podar árboles, y por el momento va a ser sólo un trabajo pequeño, fácil, que todo el mundo lo puede hacer, y yo quiero poder hacer un trabajo un poco más especializado, no para hacer este trabajo toda mi vida sino solo para ganar dinero, porque pienso que yo quiero vivir en el campo, no sé, en una granja, comer de lo que haga en la tierra. Y por eso es importante saber cómo cortar los árboles, cómo trabajar la madera, y cuando sepa eso, quiero hacer otro trabajo para saber como cultivar la tierra, como hacer la comida… todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.